Cargando...


acuerdo de duelo

Cardiología en Honduras

Una de las ramas de la Medicina que a través del tiempo ha experimentado un avance vertiginoso es la Cardiología. El entendimiento de la Enfermedad Cardiovascular y el crecimiento de la Especialidad en Cardiología son paralelas pero no son procesos idénticos y no necesariamente involucran a las mismas personas. En Honduras, por muchos años tratamos a los pacientes con padecimientos cardíacos de manera conservadora y cuando había que hacer procedimientos y tratamientos complejos, casi nos obligábamos a enviar a los enfermos fuera del país, para así garantizar un diagnóstico certero y tratamiento apropiado.

Actualmente las circunstancias son diferentes. Aún con las limitantes económicas de un país pobre, hemos avanzado sustancialmente y estamos en la capacidad de ofrecer respuestas adecuadas a retos diagnósticos y terapéuticos complejos con resultados exitosos que significan una sobrevida más prolongada y con mejor calidad.

Nuestros dos máximos polos de desarrollo, Tegucigalpa y San Pedro Sula, cuentan con laboratorios confiables, clínicas y hospitales equipados y cardiólogos adecuadamente entrenados para la práctica de métodos diagnósticos y tratamientos invasivos y no invasivos, que le permiten a los pacientes tratarse en el país con confianza y a menor costo.

Nuestro compromiso, como médicos interesados en el corazón, como investigadores y practicantes de la Cardiología, es enorme y nos devenimos obligados a entenderlo así y a ejercer con la responsabilidad y eficiencia que las circunstancias exigen.

Probablemente entendamos mejor este compromiso si echamos una mirada a la historia y a sus más destacados protagonistas. WiIliam Harvey es apropiadamente aclamado como el Padre de la Cardiología. Nació en 1578 y aún su contribución es celebrada. Es de importancia menor el debate de si conceptual o experimentalmente él fue el primero en descubrir la circulación; más importante es aceptar la evidencia que indica que la calidad y cantidad de su trabajo experimental con su lógica exposición, probó la existencia de la circulación. Los médicos han estado interesados en las enfermedades del corazón desde tiempos antiguos. El especialismo científico empezó hace más de 100 años. La emergencia de una especialidad, en la que los médicos se concentran o limitan a problemas del corazón ha ocurrido en los últimos 75 años. El primer Texto de Cardiología, sin embargo fue de James Hope publicado en 1832. Desde 1931, el número de textos sobre enfermedades cardíacas ha aumentado considerablemente.

Leer Más..

Socios estratégicos